Ir a contenido
¿Cómo funciona la transmisión automática?

¿Cómo funciona la transmisión automática?

Hoy en día, muchos modelos de automóviles funcionan con transmisión automática, la cual también se emplea en algunos equipos industriales, comerciales y vehículos pesados en una versión ampliada y se conoce como transmisión automática planetaria hidráulica.

Otro tipo de transmisión es la manual automatizada, también conocida como transmisión semiautomática en la que se combinan engranajes y embragues de una transmisión manual con elementos como neumático, procesadores y sensores de una transmisión automática.

Funcionamiento transmisión automática

La transmisión automática utiliza energía hidráulica para cambiar de marcha a través de una serie de engranajes que trabajan con un convertidor de par o acoplamiento de fluido. El convertidor conecta la transmisión con el motor y emplea un fluido presurizado para transmitir la potencia a los engranajes. Este sistema reemplaza un embrague de la transmisión manual y hace posible que el vehículo se detenga completamente sin apagarse.

El motor transmite potencia a la bomba del convertidor al tiempo que la bomba convierte la potencia en fluido de transmisión que es alimentado hacia la turbina del convertidor. Este se encarga de aumentar la potencia del fluido y de transmitir más potencia a la turbina para crear un vórtice de rotación que hace girar la turbina y el eje central. La potencia que es creada por la rotación es transmitida del eje al primer conjunto de engranajes planetarios de la transmisión. 

Al tener un control hidráulico, el fluido de la transmisión es presurizado por una bomba de aceite que ayuda a que la velocidad del flujo cambie según la velocidad del vehículo. La bomba se ubica entre el engranaje planetario y el convertidor, y es ahí donde se presuriza el líquido de transmisión. Cuando el motor no se encuentra en funcionamiento, la transmisión no cuenta con la presión necesaria para funcionar, así que el vehículo no puede arrancar.

Los engranajes planetarios son parte de un sistema mecánico en el que se conectan con bandas y embragues. Cuando se cambia la marcha, las bandas mantienen inmóvil una marcha al tiempo que giran otra para transmitir el par del motor y aumentar o disminuir la marcha. La forma en que están dispuestos los engranajes define la potencia que puede fluir de un engranaje a otro cuando cambia la marcha.

La principal ventaja de la transmisión automática es que permite conducir sin necesitar de un embrague. Esto elimina la necesidad de prestar atención a los cambios de manera manual que implica el monitoreo del tacómetro, de modo que la atención puede concentrarse completamente en conducir. Además, al solo necesitar de dos extremidades para la operación del vehículo, permite que personas con discapacidad puedan conducir.

Si buscas una turbina de transmisión automática, juego de empaques, bandas, lubricantes, kits de afinación, entre otras refacciones para esta transmisión, en Veinte07 tenemos excelentes opciones. Visita nuestro catálogo y ponte en contacto con nosotros al correo ventas@veinte07.com o al teléfono +52-33-3834-2800 para solicitar información detallada acerca de las opciones que tenemos disponibles.

Artículo anterior Transmisión automática vs manual, ¿cuál me conviene más?
Artículo siguiente ¿Qué son enfriadores de transmisión automática y cuáles son sus funciones?

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos