Ir a contenido
Daños en el convertidor que pueden provocar que tu coche automático consuma mucha gasolina

Daños en el convertidor que pueden provocar que tu coche automático consuma mucha gasolina

Se dice que los vehículos de transmisión automática consumen más gasolina que los manuales, sin embargo esto puede deberse al daño de uno de sus componentes: el convertidor, a continuación te contaremos cómo afecta este elemento al consumo de combustible.

¿Para qué sirve el convertidor?

Casi todos los vehículos con transmisión automática tienen un convertidor de torque, componente que está lleno de fluido de transmisión y a través de este transfiere la fuerza del motor a los engranajes de transmisión de forma suave y permite que el motor funcione de forma óptima.

Esta pieza cuenta con un ventilador similar a una turbina en su interior; entre más gire, mayor será la presión que creará dentro de la unidad, y la fuerza que se transmite del motor a la transmisión y, por ende, una transferencia de potencia a las ruedas.

Sin embargo, la transmisión automática y el motor no tienen una conexión directa, por ello si el convertidor comienza a deteriorarse, perderá energía y potencia, lo que explica que los vehículos automáticos más antiguos tengan un mayor consumo de combustible.

¿Cómo solucionar este problema?

Los vehículos más recientes utilizan una caja automática DSG, que incluye un embrague húmedo o seco y permite que el cambio de marchas sea controlado por un robot y el del embrague por el usuario.

Sin embargo, en las transmisiones automáticas que aún tienen un convertidor se debe inspeccionar manualmente el convertidor retirando la caja de velocidades y el motor; incluso, algunos modelos tienen una cubierta que se retira para inspeccionar al convertidor.

Signos de que el convertidor está fallando

  • La transmisión se desliza al acelerar. Esto suele suceder porque no pasa la cantidad adecuada de líquido a la transmisión, lo que puede provocar que los engranajes se deslicen y la aceleración dé problemas.
  • Ralentí brusco. Si sientes estremecimientos al conducir a bajas revoluciones por minuto, probablemente esté dañado el convertidor, y lo notarás al pasar baches o caminos en terracería. 
  • Aceleraciones que se saltan. Este caso suele presentarse cuando el convertidor está sujeto a diferentes picos de presión.
  • No entra la reversa. Un convertidor totalmente dañado puede provocar que el vehículo no se mueva en la marcha hacia atrás.
  • Sobrecalentamiento de la transmisión. Esto sucede porque el convertidor se desliza durante la conducción, provocando que se caliente de forma excesiva.

Cuando el convertidor está dañado, el combustible no se quema de forma óptima ya que se mezcla con el aire, y esta mala combustión provoca que se consuma más rápido el combustible al circular.

Ahora que conoces los daños que puede sufrir un convertidor de transmisión automática, en Veinte07 encontrarás el modelo que necesitas para tu vehículo, así como otras refacciones y accesorios para la caja automática. Navega por nuestra página web o contáctanos al teléfono +52-33-3834-2800, escríbenos al correo ventas@veite07.com o a través de nuestro formulario. Será un gusto atenderte.

 

Artículo anterior ¿Qué hacer cuando la dirección del coche se pone dura?
Artículo siguiente ¿Tu auto no arranca? Fallas en la marcha que provoca un solenoide dañado

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos