Ir a contenido
Envios Express Entrega 1-2 Días hábiles*
Envios Express Entrega 1-2 Días hábiles*
¿Puedo cambiar la dirección mecánica de mi coche a dirección hidráulica?

¿Puedo cambiar la dirección mecánica de mi coche a dirección hidráulica?

Uno de los componentes más importantes en el automóvil es el sistema de dirección, mecanismo que orienta a las ruedas delanteras o directrices para que el conductor pueda guiar al vehículo por medio del manubrio, que acciona la caja de dirección y permite controlar la trayectoria del automóvil con el menor esfuerzo posible.

Con la dirección podemos controlar el movimiento del coche para girar hacia la derecha o izquierda, ir en línea recta o seguir el trazo del camino. Este componente ha evolucionado con el paso de los años para aportar mayor confort a los conductores y, por ello, muchos de ellos se preguntan si pueden cambiar la dirección de su vehículo. Para responder esta pregunta, primero debemos conocer su funcionamiento básico:

La dirección mecánica cuenta con un sistema de piñones que gira mediante la fuerza que hace el conductor al momento de virar el volante. Es el sistema de dirección más rápido y preciso, por lo que es el más utilizado en vehículos de carreras, así como en camiones y automóviles.

Sin embargo, ya que el volante gira con la fuerza del conductor, puede ser muy difícil hacer maniobras como estacionarse y cuando el vehículo está detenido prácticamente es imposible hacer que las ruedas giren.

Por su parte, la dirección hidráulica se mueve gracias a una bomba hidráulica que impulsa aceite para facilitar el giro del volante, y es suave al conducir a baja velocidad.

Además de la comodidad para hacer maniobras sin aplicar demasiado esfuerzo, este tipo de dirección da una buena retroalimentación de lo que sucede en el pavimento, aporta seguridad al conducir, rapidez en la respuesta de los neumáticos y permite hacer maniobras complejas al estacionarse.

Cambiar la dirección mecánica a hidráulica

Ambos tipos de dirección tienen partes básicas en común: volante, columna de dirección, caja, palanca, biela de dirección, palanca de ataque, barra de acoplamiento, pivotes, eje delantero, rótulas, cremallera y rodillos. Por esta razón, el cambio de dirección mecánica a hidráulica es posible en muchos modelos de vehículos, sin embargo, hay algunos que no están mecánicamente preparados para el cambio.

El vehículo debe tener espacio suficiente para poner la dirección en su base y añadir las piezas como la cremallera de dirección, la polea del cigüeñal, la bomba hidráulica, la caja de dirección hidráulica, las conexiones para la circulación del aceite y la correa de accesorios. Todos estos componentes deben ser compatibles con el vehículo para que se puedan adaptar a la dirección.

En los vehículos que ya están preparados para el cambio no es necesario hacer ningún ajuste a otras piezas, solo es cuestión de conectar los nuevos componentes a la dirección mecánica al motor, a las mangueras, al depósito de aceite, entre otros, y es necesario asegurarse de que todos los componentes quedaron conectados de forma adecuada para que el vehículo funcione de forma óptima.

Pros y contras del cambio de dirección mecánica a hidráulica

Como ventaja inmediata de cambiar la dirección mecánica a hidráulica, notaremos que el vehículo permite maniobrar de forma sencilla, con lo que será más cómodo conducir en la ciudad, estacionarse o hacer otras maniobras complejas a baja velocidad sin hacer mayor esfuerzo en el volante.

Además, el conductor puede dirigir su vehículo de forma correcta con giros más rápidos y con neumáticos que responden a necesidades inmediatas por lo que se puede prevenir accidentes, o maniobrar de forma delicada y sensible cuando sea necesario.

Por otro lado, al poncharse un neumático durante la marcha del vehículo, la dirección ayuda a corregir esta avería (u otras averías menores) y permite actuar de inmediato para evitar un accidente hasta que se arregle el neumático.

No hay pros relacionados con el cambio de dirección de mecánica a hidráulica, solo el hecho de que no todos los modelos se encuentran preparados para el cambio y que, si bien es una labor relativamente sencilla de hacer, se necesita acudir con un mecánico para que se asegure de que todos los elementos se encuentran correctamente conectados para garantizar que el sistema funcionará de forma óptima.

Si bien el cambio de dirección es un trabajo que puede ser costoso por la adquisición de los componentes y la mano de obra del mecánico experto en esta labor, las ventajas serán percibidas de forma inmediata tan pronto como se haya efectuado por la suavidad de las maniobras, la comodidad al conducir, porque no es necesario cambiar el coche que tengas y hacer una inversión mayor, y, finalmente, porque el precio de venta del vehículo será más alto.

Lleva tu vehículo con un mecánico experto en hacer este cambio para obtener todos los beneficios que hemos mencionado. En Veinte07 encontrarás las refacciones para dirección hidráulica de la más alta calidad, navega por nuestra página web para conocerlas y solicita tu cotización al correo soporte@veinte07.com o llámanos al teléfono +52-33-3834-2800 para más información. Con gusto te atenderemos.

Artículo anterior ¿Qué es la cremallera hidráulica y cuáles son sus fallas más comunes?
Artículo siguiente Fallas más comunes en la dirección hidráulica de tu auto

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos