Ir a contenido
Paga con MercadoPago y aprovecha la promocion de 3 meses sin intereses.
Paga con MercadoPago y aprovecha la promocion de 3 meses sin intereses.
cremallera de dirección hidráulica

¿Qué es la cremallera hidráulica y cuáles son sus fallas más comunes?

La cremallera es un componente de la dirección hidráulica que se conecta al volante, su función es transformar el movimiento circular en uno lineal para dirigir las llantas y cambiar el sentido en el que circula el automóvil.

¿Qué es la cremallera de dirección?

Es un conjunto de engranajes de piñón y cremallera que se encierran en una carcasa de metal. Su uso es de gran importancia porque influye en el cambio de dirección del vehículo; por ejemplo, al dar vuelta, giramos el volante con movimiento circular y la función de la cremallera es convertir ese movimiento de rotación en uno lateral a través de los engranajes.

Y, ya que la cremallera se conecta a las ruedas, cuando estas se mueven hacia la derecha o la izquierda, también lo hará la cremallera.

Actualmente encontramos tres tipos de cremalleras, que son: la mecánica, que es la más básica y no brinda ninguna asistencia al conductor por lo que el volante es duro y difícil de mover.

La cremallera hidráulica cuenta con asistencia para el conductor gracias a la bomba hidráulica del sistema de dirección, la cual tiene un funcionamiento mecánico accionado por un sistema de poleas, por lo que es un más suave que la mecánica y, por ello, es la más utilizada en los vehículos actuales.

Por su parte, la cremallera servomotora se utiliza por los vehículos eléctricos, por lo que se activa a través de la computadora cuando el volante se acciona por el conductor. Estas cremalleras también son hidráulicas y se accionan gracias a la bomba, que genera una presión cuando el conductor gira el volante, de modo que el movimiento sea más suave.

Con los años no solo han llegado nuevos diseños y funcionalidades a nivel tecnológico en los vehículos, también los engranajes de cremallera han evolucionado para brindar mayor comodidad e incrementar la potencia de giro

¿Cuáles son las fallas más comunes?

Si bien la cremallera hidráulica es una pieza muy resistente al ser fabricada de acero, su ubicación bajo el capó la hacen propensa a fallar por las temperaturas demasiado elevadas y otros factores que a continuación te contaremos.

Volante duro

Las fugas de líquido de dirección pueden provocar que los componentes de la cremallera se queden sin la lubricación que necesitan para funcionar adecuadamente, lo que provoca que la manguera, los bujes de la barra dentada o el retén de la flecha se endurezcan y, por ende, el volante también se sentirá duro y el conductor perderá la asistencia del sistema, que puede dañarse si no se resuelve el problema a tiempo.

Sobrecalentamiento

Ahora bien, si el líquido formó espuma es probable que haya ingresado aire al sistema de dirección, y que la manguera haya resultado agrietada, provocando un aumento de la presión en la bomba hidráulica.

Ruidos extraños

Esta es otra consecuencia de la falta de líquido hidráulico, que puede provocar resistencia a los giros a bajas velocidades y ruidos similares a gemidos o gruñidos cuando el sistema de dirección se gira completamente hacia un lado.

Desajuste en la dirección

Si la cremallera está deteriorada la dirección se sentirá desajustada, es decir, aunque el conductor gire el volante ligeramente el automóvil seguirá circulando en línea recta, sin cambiar de dirección, por lo que se tiene que maniobrar mucho para alcanzar el movimiento deseado.

¿Qué hacer?

Evidentemente, la falla de una cremallera amerita llevar el vehículo con el mecánico para reemplazarla. Sin embargo, las fallas más comunes ameritan actuar de inmediato ya que te pones en riesgo al circular con problemas en la dirección.

Si vas conduciendo y sientes que la dirección “se juega” o que no responde adecuadamente el volante, estaciónate en un lugar seguro, asegúrate de que las ruedas están rectas al mantener el volante en la posición original de las 12 en punto.

Activa el freno de mano y enciende el motor, mueve el volante en diferentes posiciones con el vehículo estático para sentir si está demasiado ligero en algún punto específico o si es una falla general.

Con el vehículo parado también podrás ver si las ruedas de tu automóvil acompañan el movimiento del volante, y si el problema no es grave puedes regresar a tu domicilio o llevar el coche al mecánico de inmediato, asegurándote de tomar un camino con poco tráfico y conduciendo a baja velocidad y con las luces intermitentes encendidas.

Pero, si la dirección no responde, el volante se siente muy ligero o como si estuviera desconectado de los neumáticos y no responde ante los movimientos, tendrás que ponerte en contacto con la aseguradora para pedir una grúa, ya que es muy peligroso conducir en ese estado.

Si bien la cremallera de la dirección no tiene una vida útil específica, sus fallas dependen del modelo del automóvil, los hábitos del conductor y el estado del camino por el que transita. Las fallas en la dirección suelen ser resultado del desgaste de este componente, por lo que vale la pena revisarlo durante las afinaciones e inspecciones de rutina.

En Veinte07 contamos con kits de cremalleras para direcciones hidráulicas en una gran variedad de modelos y marcas para que puedas reparar tu vehículo. Navega por nuestra página web para descubrir todas las refacciones que tenemos para ti y contáctanos al correo soporte@veinte07.com para solicitar tu cotización. Con gusto te atenderemos.

Artículo siguiente ¿Puedo cambiar la dirección mecánica de mi coche a dirección hidráulica?